ROSQUILLETA en Barcelona

viernes, junio 08, 2007

Solo en la montaña.

Desde los 10 años que estoy en los scouts.
Muchos habreis hecho alguna que otra rutilla y siempre me enseñaron a que para aprender a llevar rutas con mapa y brújula, primero hay que perderse, al igual de que para aprender a esquiar, dicen que te tienes que caer (¿conocéis a alguien que haya aprendido a esquiar sin caerse??)

Pues yo me he perdido muchas veces por la montaña, y bueno, mi orientación es malísima, o más bien pésima. Necesito mirar la brújula cada 5 minutos para recordar donde está el norte y así poder orientarme. Solo una vez me he perdido yo solo y sin brújula ni mapas… fue así.

Resulta que estábamos en el primer día de campamento. Yo tendría 14 años. Al comenzar los campamentos, lo más habitual es realizar construcciones para acomodar el campamento. Es normal, hacer armarios, mochileros, toalleros, perchas, mesas, … se puede hacer prácticamente de todo con unos troncos y algunas cuerdas. Por supuesto ningún clavo y todos los troncos ya cortados que nos encontráramos por el bosque.
Claro el primer día tienes que hacer una búsqueda de troncos increíble, pues cuantos mejores troncos encuentres, mejores construcciones conseguiríamos. Otro problema era luego como transportarlos… pero eso es otra historia.

Allí estaba yo. Súper motivado, con 14 añetes a la búsqueda del mejor tronco para ayudar a mis compañeros. Quería hacerlo lo mejor que pudiera. Decidimos dividirnos (gran error, en la montaña, nunca camines solos, al menos si tienes 14 años). Y me puse a caminar por la montaña. el problema estriba en que no tenía miedo. Mi prioridad era encontrar un tronco y la zona estaba bastante pelada. Anduve, y anduve…
Encontré un tronco, no estaba mal, pero uff, era más pesado de lo que parecía, así que lo trasladé hasta un claro y me dirigí de vuelta al campamento.
Jejeje, de vuelta al campamento…
Ni de coña. Cuando llevaba media hora andando por la montaña… llegué a la conclusión de que ese, no era el camino. Entonces me senté a la sombra de un arbol. Tenía un reloj y al menos podía determinar donde estaba el norte. Esto me daba la posibilidad de andar en una dirección todo el tiempo que quisiera. Ya al menos tenía eso, pero… ¿hacia donde?
360 grados de posibilidades. Intenté volver hacia la misma dirección pero 10 minutos después me di cuenta, que no era muy prudente. Era una dirección totalmente aleatoria. Entonces pensé en subir a una posición de altura. Busque un pico, el más cercano y más accesible. Pero antes de subir me encontré con ¡una carretera! Joder genial, que alegría!!

Pero ni un solo coche, y aquí no había sombra…
Ahora solo faltaba saber que dirección escoger. Como no tenía ni idea, cogí la que me parecía la más sensata, la cuesta para abajo…(era bastante plano)
Pero a los diez minutos… pensé (razonamiento de un niño…):” ¿Por qué no lo hecho a suerte? Total, es casi lo mismo. Si existe Dios, tendrá mas probabilidades de ayudarme…”

Y así lo hice. Busque la piedra mas plana que encontré y… me salió para arriba. Ahora, por estúpido que pareciera ya estaba tranquilo. Ya tenía un camino y una dirección. Solo me faltaba andar. Y ya no dude. Solo anduve, y anduve, y anduve… y por curioso que parezca… llegué al campamento. Mis compañeros no se habían ni enterado. Nadie, y cuando lo conté, solo recibimos un puro de los monitores.

Esa tarde ya estaba todo olvidado.

Por supuesto, no fuimos a buscar el tronco.

Feliz fin de semana y cuidado en la montaña.

13 comentarios:

tootels dijo...

Que buena historia, la verdad que me veo reflejado y con algunos años mas... siempre me ha tocado decidir y por consiguiente llevarme la charla de mis colegas de acampada... pero no habia nada que no solucionase unas cervezas y un par de collejas, en mi cuello por supuesto...
Buen fin de semana para ti también porque el mio tu ya sabes que será bueno, aunque me da que nos vamos a mojar pero bueno eso era previsible, total mojarme por dentro entraba en los planes, así que por fuera es un extra.
NUNCA MAIS

rosquilleta dijo...

un placer verte por aquí.
disfruta de tu finde que el mio lo pasaré trabajando.
nunca mais.

Rebe dijo...

Hola Juan!!
Hacia unos dias q no pasaba por aqui pero me he puesto al dia enseguida :P Me he reido muchisimo con la actualizacion de tus vecinas jajajajaja es muy bueno!!!
Y bueno, ánimo en tu trabajo q es mejor q no falte jajaja
besos!

rosquilleta dijo...

saludos rebe!!
no te preocupes por pasar, pasaté cuando quieras.
y suerte en los examenes, si es que aún no has terminado.

besos!

El Responsable dijo...

Pues mira por donde que pateando me oriento bastante bien, en cambio cuando cojo el coche y voy a algún lugar desconocido si no llevo mapa acabo por desorientarme.

jasanezina dijo...

Nunka me e perdido en el monte

pero fijo ke el dia ke lo aga no

tndre ni p. idea de para donde

tirar, mi sentido de la

orientacion tb es bastante nulo.

Joe menuda suerte ke

akabaras "enkontrando" el kamino,

a saber dnde podias aber

aparecido...

rosquilleta dijo...

yo soy nulo en ambas situaciones, señor responsable... tanto en el coche, como en el metro, ... soy el típico que mra a todos los lados nada más bajarse del metro...

un saludo

rosquilleta dijo...

si que tuve suerte, si... un saludo jasanezina

Quique dijo...

Yo reclamo desde este, mi púlpito cibernético que mi buen amigo Rosquilleta me brinda, mi derecho irrenunciable a PERDERME allá donde vaya.

PD. No quiero que nadie me encuentre. ¿Acaso no han pensado que a lo mejor es que quiero alejarme de ustedes y poner tierra de por medio?

Dejen a la gente extraviarse en paz!!

Quique dijo...

Yo reclamo desde este, mi púlpito cibernético que mi buen amigo Rosquilleta me brinda, mi derecho irrenunciable a PERDERME allá donde vaya.

PD. No quiero que nadie me encuentre. ¿Acaso no han pensado que a lo mejor es que quiero alejarme de ustedes y poner tierra de por medio?

Dejen a la gente extraviarse en paz!!

rosquilleta dijo...

me parece genial que exijas tus derechos a equivocarte. yo no pienso renunciar a ellos quique.

y más si lo exiges dos veces!!!
jejeje

un abrazo!!

Samsara dijo...

jajajaja qué bueno! ¿Una piedra para decidir la orientación? Me parto jajaja cosas de niños.

Yo solo fuí a un campamento cuando era niña, y lo recuerdo con mucho cariño. ¡Y eso que no pude realizar ninguna excursión por clavarme un 'viento' en la pierna! Conclusión: 15 puntos de sutura.
Eyyy... pero cuando se iban todos, me dejaban al cuidado de un monitor que me dejaba hacer de todo ¿eh? Como molaba cantar por el micrófono sin que nadie pudiera apedrearme por lo mal que lo hacía jajajaja

Un beso

rosquilleta dijo...

recuerdo los accidentes de montaña y ufff... que mal se pasa. Estas fuera de casa sin tu mami... snif..

yo recuerdo una diarrea que me entró de órdago y al final lo pasé genial gracias a los monitores.

Ahora soy yo el que intento animar a esos niños.