ROSQUILLETA en Barcelona

jueves, febrero 14, 2008

El acordeón de mercadona…

Recuerdo una anécdota de una madre de los scouts. Tenía una niña de 4 añitos.
Resulta que un día al salir de mercadona, la niña se cruzo con una mujer que se encontraba pidiendo limosna en la calle. Entonces la niña se acerco a la mujer y le pego una patada a la cajita donde guardaba las monedas, al mismo tiempo que le decía: “!A trabajar!”. La madre avergonzada recogió las monedas, se las devolvió a la mujer mientras le pedía disculpas.

La verdad que cuando lo contó, fue como una anécdota, y resultaba gracioso imaginar a una niña de 4 años actuando de esa forma. Pero la madre estaba preocupada, por que decía que ella nunca le había enseñado eso en casa. Que en su casa le intentaban enseñar el respeto a todo el mundo.



Eso me hizo recordar el hombre que toca el acordeón al lado de mi mercadona habitual. Toca de una manera espectacular…
Y es genial, por que independientemente de que le dejes dinero, sonríe a todo el mundo que le mira. Normalmente nadie le mira, para no tener el compromiso de negarle dinero. Pero a él no le importa. De hecho, yo nunca le he dejado dinero, y siempre me sonríe.
La gente debería tener esa parte de altruismo.
Como regalar abrazos, y sonrisas…

Feliz San Valentín.

3 comentarios:

Rebe dijo...

Holaaaa!!
Llevaba varios dias sin poder conectarme por estos mundos (exámenes, trabajos...) y acabo de leer tus ultimas actualizaciones que me han gustado un montón empezando por defender el estado laico (aqui no tengo nada que añadir porq lo has puesto tu todo), siguiendo por los momentos finales de campamento q son lo peor ufff y por ultimo lo del acordeón por lo que he podido ver son pocos los q se comportan de manera educada y no andan detrás pidiendote, tienes suerte de tener un señor mendigo tan amable en la puerta de tu mercadona...
Un abrazo enorme!

Momo dijo...

wow,
eres increible,
no te vayas confundiendo cuando nos volvamos a encontrar...
te veo muy cariñoso...
Es una broma, sigue asi que sigues recto!
Un abrazo!

Desesperada dijo...

joer, me he quedado con la historieta! pobre madre!