ROSQUILLETA en Barcelona

martes, abril 10, 2007

Mi libreta…

Aunque parezca increíble… (tal vez no lo parezca…) hoy no puedo escribir lo que quiero. Y es que no me acuerdo de que quería hablar hoy.
Tengo una libreta pequeñita. La llevo a todos lados, algo así como un cuaderno de ideas. Es la que utilizo para apuntar las ideas que me vienen a la mente. Cuando me viene la inspiración, como siempre (bueno hoy no) la llevo encima, pues puedo apuntarlo. Cuando veo algo por la calle o algo así. Una historia que me ha dejado flipado.
Incluso me pasa cuando estoy en la cama.
Si no la encuentro rápido (tengo una memoria de pez…) lo apunto en otro papel. Pero hoy no tengo más papeles, ni mi libreta para escribir.
Y lo malo es que me apetecía escribir un montón.
Lastima no haber encontrado mi libreta.
Si no os hubiera contado algo…
Bueno, al menos puedo desearos una feliz semana. Y como le decía a mayhem esta mañana, no esperéis a ser felices mañana. Buscar serlo hoy.

9 comentarios:

Scarlett dijo...

Lástima

Yo también suelo apuntar las ideas en un papel, ya sea la agenda si estoy en clase o un papel cualquiera. Pero si por algún casual no tengo nada a mano uso el móvil (porque tengo por costumbre llevarlo siempre encima), escribo un SMS y lo guardo como borrador.

Es lo que tuve que hacer el jueves cuando iba camino del pueblo en coche (y mañana publicaré la historia, otro capítulo de Pompita)

Besitos

rosquilleta dijo...

pues ante una emergencia probaré lo del movil...

es como el problema con las llaves. si las pones todas juntas, cuando las pierdes, estas jodido, pero si las pones separadas, es mas facil perderlas, no?
un abrazo y espero el proximo capítulo de pompita...

Scarlett dijo...

Jo, nunca había pensado así lo de las llaves, suerte que no se me suelen perder (sólo en cas cuando llego de la calle, las tiro sobre la cama y se cuelan entre el hueco que hay entre las camas)
El capítulo de Pompita ya está publicado, espero que te guste :-P
Besitos

Quique dijo...

Hoy, no se porque extraña razón, me he levantado con ganas de acabar con la humanidad de una manera sangrienta y dolorosa.

No me pregunten, el porque, yo soy "asin". Hay dias que el pequeño tumor cerebral que carcome mi cerebro (al que le he bautizado con el nombre de Federico, no por nada, no me sean mal pensados) me lanza agudas punzadas entre cefalea y cefales y mensajes apocalípticos cargados de sadismo en los cuales me conmina para aniquilar a la especie humana. Normalmente, el cafe de maquina barato logra que las voces de Federico se atenuen y desaparezcan.

Pero por desgracia, hoy he tenido que venir a trabajar en ayunas, puesto que era preceptivo realizarme una analitica de control (como si fuera un apestado...). Y, claro está, Federico ha comenzado a hacer de las suyas: "¿Porque no le pegas un bofetón a esa vieja que esta medio durmiendo en esa silla?, ¿Que hay de echarle un ñapo a la cara a ese crio llorón ahora que no mira su madre? ¿Una patadita en la espinilla a ese gafotas sin venir a cuento?" entre otras animaladas varias.

Ahora ustedes se preguntarán si me he dejado llevar por las señales neuronales de Federico obedeciendo sin dilación o si por contra he conseguido de algún modo aplacar su ansia de sangre...

Pues bien. La repentina visión, esta misma mañana, de un pequeño y diminuto pajaro cantor en el alfeizar de la ventana de mi despacho ha provocado en mi la aparición súbita un torrente de sentimientos bondadosos para con mis semejantes. Todo en mi por un momento ha sido paz, amor y recogimiento. ¡Había ganado la batalla a Federico, sin necesidad de café!

Pero ah!, el enemigo, lejos de amilanarse y en un último intento de retirarse con dignidad ha lanzado un leve pensamiento maligno en mi persona cuyo resultado ha sido fatal. Cuando llevaba ya mas de 10 minutos ininterrumpidos oyendo el trinar de esta bella avecilla, he cogido la grapadora mas grande que tenía a mano y se la he lanzado con toda mi furia impactando de lleno en su pequeño cuerpo y proyectandolo al abismo que separa mi ventana en el primer piso hasta la calle.

Daños colaterales, sin duda.

rosquilleta dijo...

me encantó lo de federico, e sun nombre genial, tanto para un humano, como para un cerebro...
Ahora, eso si, aquel que lea tu comentario y no te conozca, puede flipar con lo del ave...
yo personalemente creo qu eo bien:
- todo está en su imaginación
- o se arrepiente un huevo
- o bajo corriendo a por el pequeño pajarillo para sanarlo.

elija usted a b o c...

un abrazo doctor.

Quique dijo...

Nota del autor.

Federico es el nombre de mi tumor cerebral benigno, no de mi cerebro.

A él le reservo el sacrosanto nombre de HAL 9000.

Mayhem dijo...

Siempre he querido tener algo a mano donde escribir lo que sucede, es la mejor forma de plasmarlo rápidamente. Pero soy tan despistado...
Gracias por tus comments.
Sabes, eres una buena persona. De verdad. Un abrazo bien fuerte para ti y los tuyos y,por supuesto, feliz semana.

rosquilleta dijo...

jajajaja, perdón perdón quique... cada parte de su cuerpo tiene un nombre???
pues por curiosidad... como se llama...?? bueno ya sabe...??
jajaja, no se llamará black and decker??
jejeje.
(recordando la famosa peli... usted ya sabe cual es.)


sin problemas, no me des las gracias, aunque gracias por los tuyos!! jeje.
es un placer conocerte. eres un tio genial, de verdad.

rosquilleta dijo...

huy perdón esta última parte era pa ti mayhem,

tu también eres genial quique!!

y por cierto que mañana mas activa, no??