ROSQUILLETA en Barcelona

jueves, noviembre 12, 2009

miel con ginseng

Dicen, que la mejor manera de ir al supermercado es después de comer. Que el hambre, solo te invita a comprar cosas innecesarias. Realmente sucede, y me he encontrado salivando en el pasillo de los pastelillos a granel, decidiendo si es una buena opción o no comprar otro paquete de papas... La verdad que depende del día. Un día te auto convences de que te lo mereces y lo compras, y otros: "no, no, mejor no...".

Uno de esos días encontré: miel con ginseng. La verdad que no conozco a nadie que la tome. Sin referencia, entras en un juego, una apuesta: "¿lo compro?". Y me la jugué.

Pedazo de castaña la miel con ginseng. Por favor, alarma, que a nadie se le ocurra comprarla. Con lo que me mola la miel ahora tengo un tarro de medio litro de asquerosa miel. cierto es que todo es cuestión de gustos... pero madre mía!




un cálido abrazo

4 comentarios:

Empar dijo...

A mí tampoco me gusta la miel con ginseng!!
Pero bueno, más vale decir q no t gusta cuando ya lo has probado, no sin haberlo probado antes.
Un beso!

Oso paciente dijo...

Como dice el refrán "la curiosidad mató al gato", jejeje. Me alegro de q pruebes cosas nuevas, unas salen mal como esto, y otras bien, como lo de montar a caballo.
Aunque yo en estos casos, no suelo hacer apuestas muy arriesgadas, jeje.
Un abrazote

Scarlett dijo...

Nunca la he probado, a mi la miel me gusta, pero la normalita, la de toda la vida, dulce y empalagosa, comerla a cucharadas (me acuerdo que cuando era pequeña ibamos a Valvanera a comprar miel, estaba más rica...)

Saakiss dijo...

Esta miel no se, pero recientemente he tomado por primera vez polen de abejas, uf!si si muchas propiedades pero!!!que malo!!