ROSQUILLETA en Barcelona

lunes, enero 11, 2010

bajada de pantalones

¿cuanto os cuesta pedir perdón?

Tengo la experiencia de que si una vez en la vida pides perdón a alguien, sin tener que hacerlo, sin tener que pedirlo, aun cuando tienes tu la razón... entonces, luego puedes pedirlo sin problemas.

A ver, no digo que tengamos que pedir perdón a diestro y siniestro. No. De hecho, con gente con mucha confianza, mucho mejor dialogar las cosas, y que pida perdón quien tenga que pedirlo. Incluso, ni pedirlo con palabras.

Me refiero a esas situaciones en las que tu posición mejora al pedirlo. Como a tu jefe o similar. Si, a eso me refiero. A una bajada de pantalones. Pues bien, un aplauso a las bajadas de pantalones por razones ajenas a nosotros, o por las que no tengamos nosotros la culpa.
Por supuesto siempre y cuando no tenga repercusiones. O mejor aun, las repercusiones sean positivas. Si es así... que más da. A tomar por saco el orgullo.

3 comentarios:

Belén dijo...

Pues a mi me costaba mucho y una vezlo pedí, y no fui perdonada!

Entonces aprendí que no sólo hay que pedirlo, si no que hay que saber perdonar...

Besicos

Liebre dijo...

Ummmm...

Según mi propia experiencia, lo bueno de pedir perdón sin tener culpa de nada es que es un excelente ejercicio de abnegación, de bajarse los pantalones (como tú dices) porque sí, o mejor aún, por amor. Es un método bastante bueno de mantener tu orgullo a raya.

Lo malo de pedir perdón sabiendo que es otro quien debería pedirlo es que ayudas a alimentar el orgullo de otra persona y, a veces, eso se vuelve en tu contra. Muy en tu contra.

Un cálido abrazo, hermano.

Oso paciente dijo...

Doy mi apoyo a las bajadas de pantalones cuando son realmente necesarias, cuando las consecuencias de ellas son más positivas que negativas.
Aunque hay que tener cuidado de no convertirlo en costumbre, como una solución fácil y rápida para resolver los problemas.

Un abrazo